"No intentes cambiar tu pasado. Vive tu presente y edifica tu futuro con dicho pasado como cimiento." (E.)

viernes, 30 de mayo de 2014

Qué complejo es el ser humano.
Voy a ver si por escrito logro sacarlo de mí y hacer que invada toda la habitación, pero creo que este es de esos sentimientos que se te quedan para siempre, inundándote siempre que los recuerdas. Una experiencia vital.
Claro que es una etapa que se cierra, pero yo no sé, es como si de pronto me hubiera abstraído y, objetivamente, lo hubiera valorado todo. Todo el mundo dice que es algo que hay que superar, que viene algo mejor, pero esto es tan personal, tan individual, que desearía tener a un clon mío que sintiese lo mismo que siento ahora para poder decirle "aaaaafafaaaafff" y que me entendiera. Apuff.
Que el mundo no se acaba, que todo sigue, pero la Canela de hace seis años me saluda y me dice que ahí está, esforzándose en aprender una lengua que ahora ya ha hecho suya y eso me hace sentir pequeñita porque lo que viene es mucho mayor. Y desconocido.
Cuesta mucho dejar la costumbre (quizá sea ese mi mayor pesar) y adentrarse en algo misterioso y desconocido, que no has vivido de primera mano. Que yo soy un animal de costumbres.
Solo me hace falta llorar un poquito más y ya está.
También estuvo bien eso de ser protagonista por un momento, después de toda la tensión acumulada, y escuchar todos esos aplausos. También ser el destinatario especial de aquel discurso.
Es duro. Y más cuando sientes que no perteneces a todo esto. Que eres el elemento que sobresale  pasa desapercibido. ¿Dónde se hace el examen para sentirse lleno como persona? Ah, ¿que las relaciones sociales no importan si lo que tienes son un 100 entre 10? Ah, ¿que si no me gusta la gente no tiene sentido que quiera relacionarme? Pues sí, suena bastante contradictorio, pero... ¿Y este vacío? ¿Se llena con más dieces? Estas notas, que al final no son nada, lo que crean es discordia y distanciamiento. Y yo lo intento. O eso creo. Ya llegarán, ¿no? Los amigos de verdad, lo que se conocen en la universidad y duran para toda la vida. Los que te hacen sentir parte de un algo y no un simple medio para conseguir más nota. Que al final no es nada. ¿Pero y yo qué hago? ¿Amigas ellas? Cuando no hagan como si no estoy. O cuando sean más empáticas. O cuando no sean ellas. ¿Puuedo fabricarme mis propias amigas? ¿No? ¿Ni siquiera unas que me digan que me quedaba bien el vestido o que me pregunten si quiero pasar la tarde con ellas o que simplemente hablemos de algo má s que de los malditos trabajos que no llegan a nada? 
Ahora ya es demasiado tarde para echarse atrás, pero lo que me hace falta es airearme. Dejar a un lado todo esto que llena de orgullo y gratificación a todos estos y ser un poquito más yo. Porque parece que todo se limita a que "sé" estudiar o algo así. ¿La emoción por la matrícula? Sí, aquí, unos papeles que enseñar a este mundo que no se entiende conmigo.
Lo siento, porque hay gente que ha sido más que dos soles conmigo y ahora solo estoy despotricando contra el mundo que no es como yo quiero, que no se adapta a mi punto de vista. Y esto no es justo. Lo siento, E. Y también a todos lo que me han ayudado a crecer como persona y a ser capaz de escribir esto.
Dicen que si le sonríes a la vida, esta de sonríe de vuelta. Así que en este sentido peco de egoísta, envidiosa y avariciosa porque quiero tener para mí todo lo que tienen los demás. Y no me doy cuenta de todo lo bueno que me rodea. Seguramente es porque me siento así, de bajón. Pero espero saber valorarlo en algún momento y dar gracias por ello.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Honor.

Hay quienes triunfan en esta vida y aún así se sienten solos y con miedo.
También los hay que comen helado cubiertos con varias mantas.
Así, contradicciones, locuras, esperanzas, intranquilidades y sorpresa se arremolinan en mi cama y gritan que la vida podría ser más bella, pero no más perfecta.

¡Cuántas felicitaciones!

lunes, 5 de mayo de 2014

Malaci.

Después de tanto tiempo sin verte, tengo mucho que contarte. Los lunares, por ejemplo.

Inconciencia.

¿Ahora sí, no?
¡Si es que no se puede esperar lo mismo de vuelta!

sábado, 3 de mayo de 2014

Uno.

En este aislamiento obligatoriamente voluntario no hay lamentaciones, solo memorias.